En toda nuestra ruta por Francia, es en la Ile de Ré en donde más respiramos ese aire característico de las vacaciones. Aunque es un lugar muy turístico no deja de mostrarnos y maravillarnos con hermosas construcciones y una encantadora cultura. Cuando llegamos aquí ya habíamos recorrido bastantes lugares y esta pequeña isla nos ayudó a recuperar energías, y todo esto rodeados por el océano Atlántico.

Lo cierto es que no nos hizo muy buen tiempo, es más, la noche que nos quedamos a dormir nos cayó un tremendo chaparrón, pero siempre se agradece un poco de agua para combatir el calor del verano, aunque en esta zona el verano es bastante liviano comparado con Sevilla… jejeje.

A lo que vamos, que es hablaros de este mágico lugar. La Ile de Ré pertenece al Departamento de Charente Marítimo en la Región de Poitou-Charentes, y está divida en 10 comunas de las cuales nosotros visitamos tres: La Flotte, Ars en Ré y Saint Martin de Ré.

ile2

Para llegar hasta la Ile de Ré tendrás que atravesar un puente de casi tres kilómetros, por el que tendremos que pagar 16€ por ida y vuelta si vamos en coche. Esta cantidad es para los meses de verano, en invierno esta cantidad baja hasta los 9€.

Algo muy característico de la isla es que la gran parte de sus habitantes y de los visitantes se mueven en bicis. Por sus pequeñas dimensiones y que no tiene grandes desniveles hacen de esta isla el lugar ideal para los paseos en bicicleta. Si eres uno de los amantes de este medio de transporte o quieres disfrutar de la Ile de Ré sin prisas, no dejes pasar la oportunidad y alquila unas bicis y… a pedalear.

LA FLOTTE

La Flotte fue nuestra primera parada y es la comuna más grande y más poblada de la isla y esta inscrita en la lista de los pueblos más hermosos de Francia. Y bien que se lo merece.

Lo primero que te llamará la atención, como en todo pueblo costero, será su puerto. Con unas vistas perfectas y salpicado de innumerables embarcaciones, lo hace un lugar genial para que pares tu ajetreado ritmo y disfrutes de la tranquilidad que siempre nos trasmite el mar. El puerto centra una gran parte de la vida de La Flotte, y el lugar hierve de actividad por su gran cantidad de restaurantes que hay a su alrededor.

ile4
Puerto de La Flotte

ile3

Después de respirar el aire del mar lo mejor es dar una vuelta por sus hermosas calles peatonales repletas de tiendas y galerías de arte. Descubre el coqueto mercado medieval que abre todas las mañanas. O conoce también:
– La Abadía de los Châteliers, fundada en el siglo XII por los monjes cistercienses y que fue una de las más importantes abadías del centro oeste de Francia. Debido a varios asaltos y a los efectos de las Guerras de la Religión la abadía se encuentra en ruina. Su visita el libre pero también puedes contratar visitas guiadas de una hora.
– La Iglesia de Santa Catalina, que data del siglo XIII y fue construida sobre una antigua capilla del siglo XII. Debido a conflictos y guerras, la iglesia ha sufrido innumerables destrozos que han sido subsanados con el tiempo.
– Fort de la Pree, esta edificación fue muy importante para la reconquista de la isla contra los ingleses, establecida por Luis XIII y Richelieu. Es el único edificio militar conservado después de la victoria de La Rochelle en 1628, y ha sido renovado en varias ocasiones posteriores. Puede visitarse por libre (4€) o con guía (6€).

ARS-EN-RÉ

Nuestra segunda parada fue en Ars-en-Ré, lugar que también elegimos para dormir. Aunque la isla normalmente tiene una baja población, en verano esta se multiplica enormemente, por lo que los precios de los alojamientos suele ser caros, así como los precios de restaurantes y tiendas, muchas de ellas de lujo. Así que dentro de nuestro ajustado presupuesto decidimos quedarnos en los bungalows del camping de Ars-en-Ré. Estaban muy bien y el entorno era genial. Fue una opción muy acertada.

ile21
Camping de Ars de Ré

 

ile5
Calles de Ars en Ré

ile6

Una vez que nos instalamos en la habitación nos fuimos a visitar el centro y descubrimos que Ars-en-Ré es un lugar increíble. Algunas de las cosas que puedes ver son:
Las salinas de la Ile de Ré, es una visita interesante para conocer más sobre este proceso, desde el principio hasta que las características flores de sal que se ponen sobre las mesas. Las visitas solo se realizan en verano y bajo reservas.
La Iglesia de Saint-Étienne, con su campanario afilado en color blanco y negro será difícil de confundir, y se encuentra en la plaza central.

ile8
Iglesia de Saint Étienne

Y como todo en Ile de Ré gira alrededor del mar, no dejes de visitar sus playas y su encantador puerto.

Por la noche se deja a un lado el aire playero para cambiarlo por un aire más sofisticado bajo las luces de los restaurantes. Como a todo el mundo nos entra hambre a la misma vez, se hace difícil hacerse con una mesa, nosotros tuvimos que optar por comprar comida para llevar en una pequeña calle escondida y comérnosla sentados en un banco con vistas al puerto. Tampoco me voy a quejar, teníamos mesa en primera línea y además nos salió más barata… jajaja.

ile9
Vida nocturna en Ars en Ré

SAINT-MARTIN-DE-RÉ

Nuestra última parada antes de salir de la isla y seguir nuestra ruta fue Saint Martin de Ré, otro lugar que nuevamente nos impresionó. Otro puerto lleno de actividad donde se mezclan los pescadores y los amantes de los deportes náuticos, con un centro repleto de historia y donde lo más llamativo son sus famosos burros con pantalones, que nosotros no vimos… sniff. Bueno, no se puede tener suerte siempre. Algunas de las visitas que podéis hacer son:

La torre y observatorio de la Iglesia fortificada, podrás disfrutar de unas magníficas vistas de este bello pueblo desde los alto de esta torre, se encuentra abierta desde febrero a noviembre.

ile11
Iglesia fortificada de Saint Martin de Ré

ile10

Museo Ernest Cognacq, aquí puedes conocer todas las facetas que han marcado a la isla, desde sus orígenes hasta nuestros días. Además organiza varias actividades durante todo el año.
Fortificación de Saint Martin de Re, Vauban siendo consciente de la importancia estratégica de esta localidad, decide en 1681 hacer un recinto de forma semicircular de 1,5 km de radio, capaz de proteger a la población en caso de ataque. Posee dos puertas monumentales adornadas con un sol radiante que simboliza el poder del Rey Sol. La fortificación ha sido capaz de superar el paso de los años sin recibir ningún retoque. Puedes descubrir este maravilloso lugar por libre o con algunas de las visitas guiadas que se organizan.

ile12
Puerta de entrada a la fortificación

Otros lugares que visitar son su puerto, lleno de vida con restaurantes y tiendas, o la playa de la Cible, su única playa. Saint Martin de Re es el lugar perfecto para despedirse de la isla.

ile13
Puerto de Saint Martin de Ré

ile14

ile15

FARO DE LAS BALLENAS

Y no nos vamos a ir de la Ile de Ré sin antes visitar el Fato de las Ballenas, situado en el extremo occidental de la isla, en la comuna de Saint-Clément-des-Baleines. Su nombre se debe a que antiguamente muchas ballenas quedaban encallada en esta zona. La última vez que ocurrió un hecho similar fue en 1920.

ile16
Faro de la Ballenas

ile17

El faro actual fue construido en 1854 con una altura de 57 metros y su luz tiene un alcance de 45 kilómetros. Si quieres obtener unas vistas increíbles solo tendrás que subir los 257 escalones hasta llegar a los más alto del faro. Las visitas se realizan durante todo el año y el precio de la entrada en de 2.50€ para los adultos. También podrás visitar un pequeño museo situado junto al antiguo faro.

ile18
Antiguo faro y Museo

ile19

Es una buena excursión que realizar, pero hazla temprano porque atrae a bastantes turistas. Una vez que dejes el coche tendrás que caminar un poco hasta el faro, durante el camino te encontrarás restaurantes y tiendas de souvenirs. No solo es interesante el conocer el faro sino también el espacio que lo rodea. Fue una buena experiencia.

Hasta aquí nuestra visita a la Isla de Ré, un lugar ideal para las vacaciones, ya viajes solo, en pareja o con niños. Porque aunque atraiga a muchas personas sigue manteniendo ese aire marino y salvaje impregnado en sus costas y la tranquilidad y el encanto de sus pueblos. No dudéis en visitarla si pasáis cerca.

Un saludo a todos¡¡¡

Anuncios