La hermosa localidad de Clisson se encuentra en el Departamento del Loira Atlántico, en la Región de los Países del Loira. A tan solo 40 minutos de la ciudad de Nantes.
Junto con su rica historia, sus hermosas casas y sus laberínticas calles hacen de Clisson un buen destino para visitar.

Fue el primer lugar que pisamos del Loira después de venir de la costa, y el cambio de escenario fue significativo. Cada vez que cambiábamos de región todo cambiaba a nuestro alrededor pudiendo apreciar la entidad propia de cada uno de estos lugares.
Clisson fue una de las tantas sorpresas que me encontré en nuestra ruta por Francia. Dentro de mi ignorancia voy a reconocer que nunca había visto ni escuchado nada de este lugar. Fue Nacho quien decidió el acercarnos hasta allí. Sería el hecho de que iba sin ninguna idea formada y sin saber lo que me encontraría lo que hizo que Clisson me sorprendiera tanto.

clisson8
Calles de Clisson

El paso del río Sevrés Nantaise hace que Clisson posea uno de los mejores paseos de la región, y más romántico. Su aspecto es una mezcla bretona e italiana, donde se juntan construcciones características de ambos lugares. Esto se debe a que en un principio Clisson formaba parte de la Bretaña, pero tanto el pueblo como su castillo sufrieron severos daños durante las revueltas de Vendée. En el siglo XIX fue reconstruido de acuerdo a los planes del escultor François-Frédéric Lemot.

¿Qué ver? Además de perderse y recorrer el pueblo sin un rumbo fijo, descubriendo sus encantos, Clisson tiene algunas visitas interesantes como:

El Castillo de Clisson, en esta edificación se puede apreciar perfectamente la evolución de las construcciones defensivas con el paso del tiempo. En el año 1040 es la primera vez que se escucha hablar de los señores de Clisson, estos alzaron una torre de madera rodeada de una empalizada y una profunda zanja.
En 1217 se menciona a Guillaume de Clisson, el verdadero fundador del castillo actual, aunque durante la mitad del siglo XII se añadieron algunas cosas. En este castillo nació una figura algo olvidada de la historia francesa, Olivier de Clisson, que más tarde sería condestable de Francia.

clisson2
Castillo de Clisson

El primer castillo empezó a construirse a principios de siglo XII, y la construcción del segundo en el año 1466, según los deseos del duque Francisco II, el cual soñaba con hacer de este lugar una gran fortaleza a la vez que una residencia señorial. Aquí, él mismo se casó con Marguerite de Foix, y de ésta unión nació Ana de Bretaña. Más adelante, Francisco II le da el castillo a François d’Avaugour, hijo que tuvo con su amante Antonieta. En 1588, el futuro Enrique IV intentó tomar el castillo aunque no lo consiguió.

En el siglo XVIII la propiedad ya no esta habita y su estado se deteriora, derrumbándose algunas partes. El castillo fue quemado en 1793-94 durante las Guerras de Vendée. Lo que antaño fue una gran fortaleza se convirtió en una reserva de madera y piedra.
En 1807, Frédéric Lemot adquiere el edificio e integra el Parque Garenne a la construcción, e introduce varios arreglos que podemos ver hoy en la actualidad. El castillo perteneció a la familia Lemot hasta 1962, cuando pasó a ser propiedad del Consejo General de Loire-Atlantique. Desde entonces se le han hecho varias restauraciones.

clisson3
Vistas desde el Castillo de Clisson

Iglesia de Notre Damme o Nuestra Señora, fundada por el condestable Olivier IV de Clisson, data de finales del siglo XIV. Durante los siguientes siglos sufrió algunos cambios y añadidos. La iglesia fue quemada y saqueada durante las Guerras de Vendée y fue restaurada en el siglo XIX.
Frédéric Lemot apoyó la construcción de un campanario donando una campana de 550 kilos.
Encontrándose en muy mal estado fue finalmente reconstruida entre los años 1887-1888 por el arquitecto René Ménard. El nuevo santuario es de estilo neoclásico-románico, fuertemente inspirada en las iglesias italianas.

clisson5
Iglesia de Notre Damme

clisson4

Pero no es la única iglesia que puedes visitar, también puedes ver la Iglesia de la Trinidad o la Iglesia de St-Jacques, punto de visita para los peregrinos del Camino de Santiago que eligen la ruta Nantes-Parthenay.

Le Séchoir, lo que antiguamente fue un secadero es hoy en día viviendas, aunque aún mantiene vivo ese aire industrial tan próspero en la ciudad durante el siglo XIX.

clisson6
Vista del antiguo secadero

Le Pont de la Vallée, fue construido en el siglo XV seguramente por el padre del duque Francisco II, Ricardo de Étampes, para conectar los barrios de la Trinidad y San Antonio. Algo característico de este puente son sus arcos, cada uno de ellos es de un tamaño diferente, lo que le da un aspecto original.

clisson7
Le Pont de la Vallée

Descubre sus antiguos molino situados a la orilla del río, sus casas con ventanas de colores y sus calles siempre adornadas con hermosas flores.

Clisson es un lugar agradable, con una rica historia y patrimonio, dentro del corazón de los viñedos de Nantes. Otro regalo para los sentidos que nos brinda Francia.

Si estáis pensando en visitar la Región del Loira no olvidéis incluir a Clisson en vuestra ruta.

Un saludo a todos¡¡¡¡

Anuncios